miércoles, 17 de octubre de 2012

Cómo hacer adictos a los jugadores

Hace un tiempo comencé a jugar War of the Ring, el juego de tablero me gustó tanto que espero con ansias la próxima partida. Recuerdo haber sentido eso mismo con algunos videojuegos a lo largo de mi vida. Pero con los juegos de rol no me ha pasado, al menos no con esa intensidad, salvo cuando nos acercamos al final de una campaña y yo estaba dirigiendo. Ahora, me preocupa lo siguiente: ¿cómo hacer que los jugadores se hagan adictos a tus campañas? Aquí tengo algunos puntos en limpio que discutí con mi hermano:
  • Intereses compartidos
    Nada va a ser adictivo para un jugador si eso no le produce un interés espontáneo. El tema de juego debería estar entre los favoritos de tus jugadores. Deja que compartan sus gustos. Si el juego no es precisamente de un tema atractivo para ellos, trata de que encuentren un nicho en la historia dónde puedan desarrollar algún tipo de microtrama que les guste.
  • Un sistema de recompensas
    Los MMORPG mantienen a los jugadores cautivos utilizando recompensas materiales y  emocionales. Esto podría ser copiado tal cuál. Haz a los jugadores sentirse importantes y necesarios para la campaña. La historia no es algo aparte de ellos, ¡ellos son la historia! Además, de acuerdo al sistema de juego, favorece el desarrollo de los personajes, que aprendan nuevas habilidades, mejoren en las que tiene y sobretodo que obtengan tesoros únicos y con un sentido en la historia, que puedan usar libremente.
  • Participación
    Es penoso ir a jugar la historia de otro. Si los jugadores no están construyendo la historia colectivamente, si no ven ninguna repercusión de sus decisiones en los aconteceres del mundo secundario, no volverán a jugar contentos. Déjalos que lean el manual, que exploren las reglas, que hagan preguntas y sobretodo que aporten elementos y además opinen, en cuanto su opinión vale lo mismo que la tuya (y estoy hablando de sinergia de grupo, no de esas estúpidas discusiones lógicas).