lunes, 9 de enero de 2012

Peligrosas intrigas: poniendo a prueba la nueva caja de Mouse Guard

En nuestro grupo de rol nos propusimos comenzar la campaña de invierno de Mouse Guard durante una reunión nocturna. Temía que el sueño matara la partida, pero al final todo salió bastante bien. Quizá el cansancio físico le añadió mayor realismo a los fatigosos peligros que se presentaban en Los Territorios. El clima despejado y frío permitió un viaje moderado desde Lockhaven a Blackrock, destino que se propuso la patrulla (luego de un aguerrido conflicto interno) a fin de desenmascarar las intrigas tras el reemplazo temporal de Gwendolyn por Henson como matriarca. Más penoso fue el periplo a través de una abrupta quebrada, desatándose una nevazón que dejó a los ratones dependiendo de sus habilidades de supervivencia. La llegada a Cooperwood planteó nuevos desafíos para la próxima aventura.

TerraCon: Mouse Guard
Momentos finales de la campaña
El conflicto y los escenarios presentados con sus respectivos obstáculos y giros permitió probar el Mouse Guard RPG Box Set. El mapa fue usado en varias ocasiones, con los nombres de sus pueblos bien legibles; las cartas de acción gustaron a todos y agilizaron los conflictos, las de condiciones permitieron a los jugadores no olvidar cuando no estaban saludables, las de armas no las utilizamos pues no hubo combate. La próxima vez estimularé más a los jugadores a que lean las tarjetas para buscar algunos datos que requieren (¿qué produce esta condición? ¿cómo me la saco?, etc.); los peones-ratones provocaron simpatía, pero fuera de ambientar la mesa no tuvieron mucha utilidad; las nuevas hojas de personaje se utilizaron bien, están mejor organizadas, es posible que más adelante descubran las excelentes reglas de relaciones que ahí pueden consultar, respecto a la hoja del director añade excelentes reglas de compromisos que no aparecen en ninguna otra parte; el manual en tapa blanda es más fácil de hojear para referencia en la mesa, los dados especiales son una dulce golosina para el director y el suplemento no se puso a prueba, pero de seguro será muy útil en el futuro por sus contenidos; finalmente, la pantalla fue en la práctica una excelente adición y por eso merece un párrafo aparte.
Mucho material dentro de la caja

La pantalla contiene dos síntesis sumamente relevantes para la narrativa del juego: la factorización de los obstáculos y la escala de depredación. La factorización no sólo garantiza crear obstáculos con dificultades coherentes y desafiantes, sino que además permite mantener el propósito de las habilidades, que se usen para lo cuál han sido creadas y por lo tanto, los ratones hagan lo que deben y pueden hacer. Junto a la escala de depredación y los otros datos de la pantalla hacen algo muy importante (yo creo que una de las funciones más críticas y difíciles del director): mantener el género particular del juego, en este caso, que se esté realmente jugando Mouse Guard y no un juego genérico de fantasía medieval con ratones. Por lo tanto el material de la caja no sólo ha cumplido una función estética o de referencia, sino que efectivamente contribuye a realizar un mejor juego de rol, impactando positivamente en la narrativa. Para mi gusto, ahí está su mayor valor, ofreciendo materiales de alta calidad para un grupo de jugadores de alta calidad también, como es Terranigma.